Breve Historia de los Aminoácidos

…. y su sorprendente hallazgo en los espárragos.
La fascinante historia de los aminoácidos comienza casi como un cuento de descubrimientos inesperados y serendipias científicas.
En el año 1806, en un laboratorio francés lleno de curiosidad y experimentación, Louis-Nicolas Vauquelin y Pierre Jean Robiquet no estaban buscando un nuevo compuesto químico, ni mucho menos un aminoácido.
Su interés estaba en los componentes químicos del espárrago, una planta conocida y apreciada desde tiempos antiguos por sus cualidades culinarias y medicinales.

Espárragos
Vauquelin y Robiquet, guiados por la pura fascinación científica, se dedicaron a analizar el jugo del espárrago.

En el proceso, utilizando técnicas rudimentarias de la química de la época, se toparon con una sustancia cristalina que nunca antes había sido identificada. Este cristal, que tenía un sabor ligeramente dulce, era completamente distinto a cualquier otro compuesto conocido hasta ese momento. A esta nueva sustancia la llamaron “asparagina”, en honor al vegetal del que fue extraída.

Este descubrimiento fue revolucionario, aunque en ese momento no se comprendía completamente su magnitud. Vauquelin y Robiquet habían abierto una puerta a un mundo completamente nuevo en la bioquímica, y lo habían hecho casi por accidente. Lo que estos dos científicos encontraron en un común espárrago no era solo el primer aminoácido descubierto, sino también la llave que desbloquearía el misterio de la composición y funcionamiento de las proteínas en los años venideros.

La asparagina, con su origen humilde y descubrimiento fortuito, se convirtió en un símbolo de cómo la ciencia a menudo avanza, no siempre a través de la búsqueda dirigida de respuestas, sino a través de la observación atenta y el reconocimiento de lo inesperado. Este descubrimiento no solo puso en marcha la búsqueda de más aminoácidos, sino que también iluminó el camino para comprender cómo los bloques básicos de la naturaleza se ensamblan para formar la vida.

La siguiente década trajo el descubrimiento de la cistina por William Hyde Wollaston en 1810, un hallazgo notable por su origen insólito en los cálculos urinarios. Este, y otros descubrimientos como la glicina y la leucina en la década de 1820, extraídos de la gelatina y el lomo de ternera, respectivamente, reforzaron la relación entre la dieta y la química del cuerpo humano.

La teoría de Emil Fischer sobre los enlaces peptídicos en las proteínas, formulada a principios del siglo XX, fue un hito en la comprensión de la estructura y función de las proteínas. Fischer, quien fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1902, abrió un nuevo camino en la bioquímica que influiría en la ciencia durante décadas. Se supo entonces que las proteínas dan aminoácidos después de una digestión enzimática o de una hidrolisis ácida.

El descubrimiento de la treonina en 1935 por William Cumming Rose completó el conjunto de los 20 aminoácidos esenciales, y estableció los mínimos requerimientos diarios de todos los aminoácidos para un crecimiento óptimo en los seres humanos, marcando un punto de inflexión en el campo de la nutrición. Su investigación sobre estos requisitos diarios transformó nuestra comprensión de la dieta y la salud.

A mediados del siglo XX, la investigación sobre los aminoácidos se expandió más allá de su identificación y clasificación. Los científicos comenzaron a explorar su papel en los procesos metabólicos y fisiológicos, revelando cómo estos compuestos no solo son fundamentales para la estructura de las proteínas, sino también para el metabolismo celular y la transmisión de señales.

La tecnología del ADN recombinante, que emergió en las décadas de 1970 y 1980, revolucionó la comprensión y manipulación de los aminoácidos. Esta técnica permitió a los científicos insertar genes codificantes de aminoácidos en organismos para producir proteínas específicas, abriendo nuevas avenidas en la investigación médica y farmacéutica, como la producción de insulina humana y otros medicamentos basados en proteínas.

Cadena de aminoácidosEn el siglo XXI, los aminoácidos han encontrado aplicaciones en una variedad de campos, incluyendo la nutrición deportiva, la medicina personalizada y la biotecnología. La investigación en torno a los aminoácidos BCAA (aminoácidos de cadena ramificada) ha llevado a un mejor entendimiento de su importancia en la recuperación muscular y el rendimiento atlético. Además, el análisis de perfiles de aminoácidos está contribuyendo al desarrollo de terapias personalizadas para enfermedades metabólicas y genéticas.

La exploración de los aminoácidos continúa desempeñando un papel crucial en la ciencia contemporánea. Los avances en la espectrometría de masas y la bioinformática están permitiendo un análisis más profundo de las proteínas y sus interacciones, abriendo nuevas vías para comprender enfermedades complejas como el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas.

La investigación en el campo de la astrobiología también ha puesto de relieve la importancia de los aminoácidos, sugiriendo su papel en el origen de la vida en la Tierra y su potencial existencia en otros planetas. Esta línea de investigación no solo profundiza nuestra comprensión de la vida en nuestro propio planeta, sino que también nos acerca a responder preguntas fundamentales sobre la vida en el universo. 

Referencias bibliográficas:

Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/Amino_acid#History

Britannica : https://www.britannica.com/science/amino-acid

NCBI – «Amino Acids»

https://es.wikipedia.org/wiki/Amino%C3%A1cido

«Biochemistry» de Jeremy M. Berg, John L. Tymoczko, y Lubert Stryer

 

Autor: Lamberts Española.

Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.