Vacaciones sin malestares

Cualquiera que sea el tipo de vacaciones que realice, siempre existe el riesgo de enfermarse o sufrir un accidente cuando esté fuera de casa.
Por eso, una de las claves para tener unas vacaciones saludables es estar preparado, y una de las cosas es planificar con anticipación el botiquín de salud para viajes.
Por supuesto, algunas de las cosas dependerán de si va a caminar por los Andes o pasar quince días en la Costa del Sol (i).

Algunas cosas que pueden ser útiles en la lista de viajes

Medicamentos recetados y una copia de su receta en caso de que lo pillen sin tiempo mientras está fuera, artículos de primeros auxilios (sprays, cremas o toallitas antisépticas, tiritas, vendas, tijeras, pinzas e imperdibles), analgésicos y antiinflamatorios de venta libre para dolencias como: de cabeza, musculares,  muelas y menstruales, píldoras para el malestar de viaje, protector solar (elija SPF 15 o superior), loción para después del sol, suplementos multivitamínicos, repelente de insectos, antihistamínicos si tiene alergias como la fiebre del heno (también pueden ser útiles si no tienes alergias, ya que pueden reducir el picor y la inflamación si te pica o pica un insecto).

También es importante la adrenalina por si padece alergias graves, comprimidos antidiarreicos y pastillas para la indigestión/ardor de estómago; laxantes para ayudar a prevenir el estreñimiento durante las fiestas, bolsitas de rehidratación y tabletas purificadoras de agua (pueden ser útiles si viaja a países en desarrollo), tapones para los oídos también son útiles si tiene sueño ligero, calcetines de vuelo si va en avión, termómetro digital para la temperatura corporal, libro de primeros auxilios y seguro de viaje.

Prevención de enfermedades graves

Si viaja al extranjero, es posible que deba tomar precauciones adicionales contra enfermedades graves como malaria, tifoidea y hepatitis A y B. Si no está seguro de si existen riesgos para la salud en su destino, consulte para saber qué precauciones debe tomar, incluidas las vacunas de viaje que pueda necesitar.

La malaria: una enfermedad tropical grave, se transmite a través de mosquitos y puede ser mortal si no se trata rápidamente. Se encuentra en más de 100 países, incluidas muchas partes de África, Asia, América Central y del Sur (ii). Hable con su médico tan pronto sepa adónde va, ya que es posible que necesite tomar un breve tratamiento de prueba con tabletas antipalúdicas antes de viajar. No obstante, los antipalúdicos no son 100% efectivos, lo que significa que aun así debes tomar las siguientes precauciones adicionales: utilice repelentes de insectos durante el día y la noche, y mantenga la piel cubierta lo más posible, especialmente los brazos y las piernas entre el atardecer y el amanecer, duerma bajo un mosquitero intacto tratado con insecticida.

Cuando regrese es posible que una infección viral, bacteriana o parasitaria que haya contraído, no produzca síntomas durante seis a ocho semanas después de regresar a casa, y es posible que la malaria no le haga sentir enfermo hasta seis meses o un año después. Si sufre algún síntoma parecido a la gripe durante hasta 12 meses después de su regreso, especialmente si ha estado en un país donde sabe que ha habido un brote de malaria u otra enfermedad contagiosa, informe a su médico.

La diarrea del viajero: es el problema de salud más común que afecta a los que viajan a un país de bajos recursos. La mayoría de los casos son causados por una infección bacteriana, de las cuales E. coli es la más común (el resto son causadas por virus y protozoos) (iii). Los síntomas pueden durar sólo unos pocos días o más, especialmente si tiene un mayor riesgo (personas mayores, niños pequeños y las personas con ciertos problemas de salud se encuentran en el grupo de alto riesgo). La buena noticia es que puede reducir este riesgo tomando algunas precauciones:

  1. Seguridad del agua: beba únicamente agua embotellada sellada con el sello intacto y elija bebidas carbonatadas cuando tenga dudas. Alternativamente, use agua recién hervida y enfriada para beber y cepillarse los dientes. También evite el hielo, ya que es poco probable que haya sido elaborado con agua potable, y trate de no tragar agua mientras este nadando.
  2. Seguridad alimentaria: consuma únicamente alimentos que hayan sido bien cocidos y que estén muy calientes, especialmente carnes, pescados y aves. Evite comer frutas y verduras crudas a menos que esté seguro de que hayan sido peladas de manera responsable (idealmente usted mismo). Evite también las ensaladas verdes, a menos que hayan sido lavadas con agua segura. Un mayor riesgo de diarrea está asociado con la leche y los productos lácteos no pasteurizados, por lo que solo tome leche, queso y yogur pasteurizados.
  3. Higiene de manos: Trate de mantener una buena higiene durante todo el viaje lavándose las manos después de cada visita al baño y antes de preparar o comer alimentos (recuerde llevar algunas toallitas o gel desinfectante para manos).

Los medicamentos contra la diarrea, pueden reducir los síntomas al retardar el tiempo de tránsito en el intestino. Las sales de rehidratación protegen contra la deshidratación reemplazando los líquidos y electrolitos perdidos. Vienen en forma de polvo seco, así que mézclelos siempre con agua segura, y los analgésicos, pueden ayudar con los síntomas de dolor de cabeza y fiebre.

Los antibióticos también pueden ser útiles si tiene un problema médico grave que podría empeorar si tuviera diarrea. Sin embargo, tenga en cuenta que sólo tratan la diarrea causada por bacterias y algunos parásitos, y no son eficaces contra la diarrea causada por virus. Los antibióticos requieren receta médica de su médico, así que consulte con él antes de viajar.

Principales riesgos de viaje

Enfermedad de viajero: si se siente mareado en la carretera, en el aire o en el mar, las pastillas para el mareo pueden aliviar el sufrimiento del viaje (iv), sin embargo, si usted mismo conduce todo o parte del camino, las tabletas para el mareo (la mayoría de las cuales pueden causar somnolencia) pueden no ser la respuesta.

Hay algunas cosas que puede hacer para aliviar los síntomas del mareo, como fijar la vista en el horizonte o cerrar los ojos (aunque obviamente no los cierre si está conduciendo). También puede escuchar música o intentar concentrarse en la respiración; ambas cosas pueden ayudarle a distraer la mente del movimiento. Si viaja en barco o avión, intente elegir una cabina o asiento lo más cerca posible del centro, ya que es allí donde experimentará el menor movimiento.

Trombosis venosa profunda (TVP): si viaja en vuelos de larga distancia o si ya tiene problemas de circulación o antecedentes familiares de coágulos de sangre, estas condiciones podrían aumentar la probabilidad de desarrollar TVP. La buena noticia es que hay formas de minimizar el riesgo, incluido el uso de calcetines de vuelo o mallas de compresión. También intente mantener los pies en movimiento, haciendo ejercicios de flexión y estiramiento o levantándose del asiento y caminando por la cabina de vez en cuando. Otras medidas preventivas incluyen beber mucha agua, usar ropa cómoda y evitar el alcohol o pastillas para dormir. Sin embargo, si está particularmente preocupado por el riesgo de desarrollar TVP, hable con su médico antes de volar.

Descompensación horaria: Desafortunadamente no hay nada que pueda hacer para prevenir el desfase horario, pero puede afectarle menos gravemente si bebe líquido y trata de descansar lo más posible durante el vuelo. Luego, cuando llegue a su destino, expóngase a la mayor cantidad de luz brillante durante el día y evite la luz brillante durante la noche. También trate de salir al aire libre durante el día.

Bronceado: es fundamental proteger la piel del sol para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Remedios naturales para la salud en viajes

Jengibre: quizás lo conozca como especia culinaria, pero se usa ampliamente en la medicina tradicional como remedio para el mareo (v). También es un remedio natural popular para las náuseas y los vómitos.

Fructooligosacáridos (FOS): es una forma de fibra soluble que se cree que ayuda a mantener saludable el sistema digestivo al promover el crecimiento de bacterias «amistosas»(vi).

Menta: ampliamente utilizada para tratar problemas gástricos como calambres estomacales, el aceite de menta puede ser otro complemento útil para tomar durante las vacaciones, especialmente porque los malestares estomacales pueden ser comunes entre los viajeros. Algunos expertos también creen que puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza tensionales cuando se aplica directamente en la frente (vii).

Antocianidinas: las antocianidinas que se encuentran en la piel de frutas oscuras y de colores intensos, como: los arándanos, las moras, las frambuesas y las uvas rojas, son poderosos antioxidantes llamados flavonoides que pueden ayudar a la piel si se ha expuesto demasiado al sol. Los estudios sugieren que ayudan a fortalecer el colágeno dañado por la luz ultravioleta (viii). También se cree que pueden ayudar a reducir la inflamación asociada con quemaduras en la piel.

Aceites esenciales de lavanda y árbol de té: es una buena idea llevar una pequeña botella de ambos aceites esenciales en su bolso de viaje, ya que pueden resultar muy útiles y no ocupan mucho espacio. El aceite de lavanda, por ejemplo, no sólo huele bien, sino que también se cree que ayuda a aliviar quemaduras leves en la piel gracias a su acción analgésica y anestésica local. El aceite de árbol de té, por otro lado, tiene propiedades antimicrobianas (ix), lo que significa que puede ayudar a prevenir infecciones.

Referencias bibliográficas:

(i) Available online: https://111.wales.nhs.uk/Travelhealth/Beforeyoutravel/

(ii) Available online: https://www.naturesbest.co.uk/pharmacy/pharmacy-health-library/sleep-and-insomnia/

(iii) Available online: https://travelhealthpro.org.uk/factsheet/53/travellers-diarrhoea

(iv) Available online: https://media.rac.co.uk/pressreleases/a-fifth-of-motorists-suffer-nausea-or-sickness-as-a-driver-or-passenger-2781999

(v) Grontved. A, Brask. T, Kambskard. J, et al. Ginger root against seasickness. A controlled trial on the open sea. Acta Otolaryngol. 1988;105:45-49. Mowrey. DB, Clayson. DE. Motion sickness, ginger, and psychophysics. Lancet. 19821:655-657.

(vi) Cummings. JH, Christie. S, Cole. TJ. A study of fructo oligosaccharides in the prevention of travellers’ diarrhoea. Aliment Pharmacol Ther. 2001;15:1139-1145.

(vii) Gobel H. et al., Peppermint oil in the acute treatment of tension-type headache. Schmerz. 2016 Jun ;30(3):295-310. Available online: https://link.springer.com/article/10.1007/s00482-016-0109-6

(viii) Jariashvili. K, Madhan. B, et al. UV damage of collagen: insights from model collagen peptides. Biopolymers. 2012 Mar;97(3):189-98.

(ix) Xiaofeng Z. et al., In Vitro Evaluation of Antioxidant and Antimicrobial Activities of Melaleuca alternifolia Essential Oil. Biomet Res Int. 2018 ;2018: 2396109. Available online: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5960548/

Autor: Lamberts Española.

Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.