Uso de los aminoácidos

En pocas palabras, los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas. 
Estos compuestos orgánicos son necesarios para muchas funciones dentro del cuerpo, desde el proceso metabólico hasta la integridad estructural, y curiosamente, su función está determinada por su estructura. Son esenciales para la vida y el proceso biológico, con una gran cantidad de investigaciones que destacan el papel de estas estructuras en el manejo de varias condiciones en la práctica.

La evaluación de qué aminoácido se requiere dependerá de una serie de factores, incluida la ingesta dietética de proteínas, la salud del tracto digestivo, la medicación, las restricciones dietéticas, la edad y los niveles de actividad.

Varios estudios han establecido el aumento de la demanda de proteínas, durante la salud y la enfermedad (Rose, 2019).

Los aminoácidos no se limitan a producir proteínas dentro del cuerpo, de hecho, actúan como moléculas de señalización directa para llevar mensajes dentro de la célula y producir compuestos que afectan a otros aminoácidos (Liu et al., 2021; Mann et al., 2021).

Estructura de los aminoácidos

Los aminoácidos y las proteínas son biomoléculas de vida. Todos los aminoácidos contienen un grupo ácido carboxílico (-COOH) y un grupo amino primario (-NH2). Los dos grupos funcionales están unidos al mismo átomo de carbono. Si bien el marco de un aminoácido es consistente, el grupo R permite que cada uno proporcione sus características únicas.

La descomposición química de las proteínas conduce a los aminoácidos, ocurriendo en el proceso digestivo. Además, el cuerpo combinará varios aminoácidos para producir proteínas. El acople de estos aminoácidos en varias formas, posibilita varios procesos biológicos.

Requerimientos de aminoácidos

Si bien no se necesita ingerir aminoácidos esenciales y no esenciales en cada comida, es importante lograr un equilibrio de ellos durante todo el día.

La evaluación de la ingesta de aminoácidos no se basa en una sola comida o en el emparejamiento de aminoácidos en cada comida, sino en la ingesta diaria. Una dieta basada en un solo elemento vegetal no será adecuada. Evaluar las necesidades individuales puede ayudar a mejorar los resultados de salud.

Categorías biológicas de aminoácidos

Los aminoácidos se pueden clasificar en esenciales, condicionales y no esenciales.

Formas de aminoácidos: L y D

Con la excepción de la taurina y la glicina, todos los aminoácidos son quirales, y los bioquímicos usan la nomenclatura L y D.

L-Arginina

Un aminoácido condicionalmente esencial, la L-arginina, se puede elaborarse a partir de glutamina, glutamato y prolina. La tasa de producción no compensa el agotamiento o el suministro inadecuado. La L-arginina apoya la producción de óxido nítrico (NO): una molécula mensajera clave involucrada en la regulación vascular, la actividad inmunológica y la función endocrina (Wijnands et al., 2015; Wu & Morris, 1998). Este aminoácido estimula la respuesta inmunitaria al potenciar la producción de células T (Wijnands et al., 2015). La arginina incentiva la liberación de la hormona del crecimiento por la glándula pituitaria.

Además, algunas investigaciones sugieren que la L-arginina es necesaria para la función eréctil, así como para la producción de proteínas y la cicatrización de heridas. También tiene un papel al servir o actuar como un neurotransmisor, apoyando así el papel del aprendizaje y la memoria.
Ha sido demostrado el papel del aminoácido en la reducción de la adiposidad en estudios con animales y humanos (McKnight et al., 2010). La ingesta debe mantenerse baja en los casos de interacciones entre el herpes simple y el virus de Epstein Barr.

L-Carnitina

Ubicada principalmente en los músculos y sintetizada a partir de metionina y lisina, la L-carnitina es esencial en el transporte de ácidos grasos de cadena larga a las células, donde las grasas se
convierten en energía.

La investigación ha indicado su papel en la reducción de los niveles de triglicéridos y los niveles de colesterol total, al tiempo que aumenta los niveles de HDL, lo que afecta positivamente la presión arterial diastólica (Fla- nagan et al., 2010).

A menudo también se relaciona con la mejora de la fuerza muscular y la tolerancia al ejercicio, y se correlaciona con una mayor eficiencia de la actividad mitocondrial dentro de los músculos (Savic et al., 2020; Sharma & Black, 2009).

Acetil-L-Carnitina

Esta es una forma de carnitina capaz de atravesar la barrera hematoencefálica. Acetil-L-Carnitina (ALCAR) facilita la absorción de acetil CoA en las mitocondrias durante la oxidación de ácidos
grasos. La investigación ha indicado su aplicación en una serie de condiciones de salud mental, desde la depresión hasta el deterioro cognitivo (Nasca et al., 2018; Pennisi et al., 2020).
Varios estudios destacan el papel de ALCAR en la mejora de la claridad mental y la focalización, con un leve progreso del estado de ánimo, reducción de la degeneración de las células cerebrales y estimulación de la acetilcolina (Pennisi et al., 2020).

La acetilcolina es un neurotransmisor esencial necesario para el aprendizaje y la coordinación. La conclusión de los estudios indica el importante papel de ALCAR en la salud cognitiva, debido a su capacidad en aumentar la producción de acetilcolina y la síntesis de fosfolípidos de membrana.

La investigación en curso relacionada con la salud cognitiva y las disfunciones del sistema nervioso se ha centrado en el papel de la salud mitocondrial (Kerr et al., 2017). Recordemos, las mitocondrias juegan un papel esencial en el apoyo a la función del sistema nervioso central, y la función óptima de las mitocondrias se debe a la integridad de la membrana de fosfolípidos.
Como el cambio en la comprensión del papel de la disfunción mitocondrial se correlaciona con la disfunción del sistema nervioso (neuralgia a la enfermedad de Alzheimer), ALCAR emerge como riente clave a considerar (Patel et al., 2010; Traina, 2016).

N-Acetil Cisteína

Históricamente, se ha considerado que NAC no es esencial si hay fuentes adecuadas de metionina en la dieta. NAC es un aminoácido clave que contiene azufre, involucrado en una amplia gama de aplicaciones corporales.
NAC es un precursor del glutatión, y se cree que promueve una desintoxicación óptima. Se considera un potente modulador antiinflamatorio y hormonal que proporciona apoyo tiroideo y glucémico (Schwalfenberg, 2021; Uraz et al., 2012). Los estudios han indicado su importante papel en el apoyo de la salud respiratoria, con una posible aplicación clínica en el asma, la bronquitis y el drenaje de los senos paranasales al licuar y diluir la mucosidad (Schwalfenberg, 2021; Tardiolo et al., 2018). NAC también está muy investigado por su papel en la protección del cuerpo contra la exposición normal a metales pesados (Schwalfenberg, 2021; Shahripour et al., 2014). Además, a veces se considera una forma preferida de cisteína, dado que los investigadores han determinado que es menos vulnerable a la oxidación en comparación con la cisteína (Pedre et al., 2021).

L-Glutamina
Este es un aminoácido condicionalmente esencial y es la principal fuente de energía para muchas funciones biológicas. Vinculado con la cicatrización intestinal, también actúa como combustible para los enterocitos en procesos metabólicos dependientes de ATP (Lima et al., 2014; Perna et al., 2019).

La glutamina actúa como un precursor esencial de los antioxidantes endógenos, como el glutatión, que son críticos para defender la mucosa intestinal del ataque tóxico y el daño del peróxido (Lima et al., 2014). Es requerida para el mantenimiento de la homeostasis ácidobase, la síntesis de otros aminoácidos no esenciales y la regulación de la formación nítrica, apoyando la eliminación de nitrógeno de los músculos esqueléticos, y ayudando en el crecimiento y reparación muscular (Cruzat et al., 2018).

Es una fuente vital de combustible para las células inmunitarias, incluidos los glóbulos blancos y ciertas células intestinales (Calder & Yaqoob, 1999). La función del sistema inmunitario puede verse comprometida cuando no se dispone de cantidades suficientes de glutamina (Calder & Yaqoob, 1999; De-Souza & Greene, 1998). Los niveles de glutamina en sangre pueden reducirse debido a lesiones graves, quemaduras o cirugías (Calder & Yaqoob, 1999; De-Souza & Greene, 1998).

La capacidad de la L-glutamina para cruzar la barrera hematoencefálica también respalda su uso como fuente de energía para el cerebro, apoyando la memoria y la concentración (Cruzat et al., 2018; Perna et al., 2019).
Si la necesidad de glutamina en el organismo es mayor que su capacidad para producirla, el cuerpo puede descomponer las reservas de proteínas, como el músculo, para liberar más de este aminoácido (De-Souza & Greene, 1998; Mittendorfer et al., 1999).

L-Glutationa

El glutatión es el antioxidante más abundante. Se produce naturalmente en las células, y es un cofactor en docenas de reacciones enzimáticas involucradas en la desintoxicación. Como tripéptido, el glutatión se compone de otros tres aminoácidos: ácido glutámico, cisteína y glicina. La producción de glutatión está influenciada por una serie de factores, incluidos los niveles de cisteína.

El hígado es el depósito más grande del cuerpo para el glutatión. Un potente antioxidante endógeno, el glutatión es esencial para la desintoxicación de fase I y fase II del hígado. Sin embargo, los problemas de estilo de vida negativos y las condiciones adversas que afectan la salud del hígado pueden provocar una disminución de la cantidad de glutatión en el hígado, (Jarosz et al., 2017; Minich & Brown, 2019).

El entrenamiento y la competencia crean más daño y estrés oxidativo; por lo tanto, los atletas tienen una mayor necesidad de antioxidantes. El ejercicio de duración superior a 60-90 minutos reduce significativamente los niveles de glutatión en sangre. La evidencia ha demostrado que la suplementación con glutatión es beneficiosa para los eventos de resistencia y ultra resistencia (Elokda & Nielsen, 2007).

Mantener un nivel óptimo de glutatión parece ser importante para apoyar la función cognitiva, especialmente durante el envejecimiento. El proceso normal de envejecimiento se asocia con una disminución de la actividad del glutatión, lo que puede resultar en un aumento de la actividad oxidativa. Se observa un nivel de glutatión inferior al óptimo en individuos que experimentan una disminución en la función cognitiva (Minich & Brown, 2019).

Aunque una creencia errónea común, es que el glutatión no se absorbe bien cuando se toma por vía oral. Datos significativos confirman que el glutatión se absorbe de manera eficiente en el epitelio intestinal mediante un sistema de absorción específico (Minich & Brown, 2019).

Aminoácidos de cadena ramificada (BCAA)

Los BCAA comprenden leucina, isoleucina y valina. Están presentes en el 70% de todas las proteínas corporales y trabajan juntos para apoyar la masa muscular magra dentro del cuerpo. Hay evidencia que sugiere que preservan la masa muscular magra en condiciones adversas asociadas con la pérdida de masa corporal: como el postoperatorio y el entrenamiento intensivo (Adams, 2011; Holeček, 2018; Mann et al., 2021).

Los BCAA estimulan la construcción de proteínas en los músculos, ayudan a reducir la degradación muscular durante el ejercicio y regulan el metabolismo de las proteínas en todo el cuerpo (Adams, 2011). Son únicos en el sentido de que son una fuente directa de energía para los músculos esqueléticos y, al mismo tiempo, sirven como intermediarios en el ciclo del ácido cítrico productor de ATP (Holeček, 2018). También hay pruebas de que los niveles bajos de estos aminoácidos están implicados en la reducción de la recuperación postoperatorio, la reparación de tejidos y la regulación del azúcar en sangre (Adams, 2011; Holeček, 2018; Mann et al., 2021).

L-Lisina

L-lisina es uno de los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita para reparar tejidos, formar colágeno y producir hormonas. La L-Lisina es una ayuda nutricional para el virus del herpes simple (HSV), brindando alivio y prevención al ayudar a reducir su recurrencia, gravedad y tiempo de curación (Mailoo & Rampes, 2017).
La lisina es necesaria para la formación de an-ticuerpos. Es un precursor de la carnitina y estimula la absorción de calcio, además de favorecer el crecimiento y la reparación de los músculos. Para un control más efectivo del HSV, se sugiere combine la suplementación con L-lisina con una dieta baja en arginina. Tomarla con vitamina C y zinc también puede proporcionar beneficios adicionales apoyando al sistema inmunológico.

L-Metionina
L-metionina es un aminoácido que contiene azufre. Ayuda a neutralizar sustancias químicas y toxinas, y participa en la síntesis de colina y adrenalina, lecitina y vitamina B12. También se sabe que es un potente antioxidante.
L-metionina apoya la eliminación del exceso de histamina y metales pesados. Es requerida para la metilación de muchos compuestos biológicos, apoyando la eliminación de desechos metabólicos del cuerpo. Como la homocisteína se produce a través del metabolismo de la metionina, es vital que los cofactores actuales estén presentes para bajar la acumulación de homocisteína. Esto puede incluir metil B, zinc, vitamina B6 y vitamina B12. La evidencia actual se focaliza en el papel del componente de azufre como regulador biológico (Lim et al., 2019; Liu et al., 2021).

L-Taurina
La taurina es el segundo aminoácido más común que se encuentra en el cuerpo, y presta diferentes beneficios saludables gracias a su ayuda en estabilizar las membranas celulares (Qaradakhi et al., 2020). Los estudios poblacionales más recientes se han referido a la taurina como una “molécula maravilla”, responsable de la longevidad en los japoneses (Qaradakhi et al., 2020).

Es el aminoácido más abundante en el corazón e importante para varios aspectos de la función cardiovascular, incluida la presión arterial y el ritmo cardíaco. La taurina se usa a menudo para mejorar el rendimiento del ejercicio, debido a su participación en la función cardíaca y almacenamiento de energía. Logra cruzar la barrera hematoencefálica, y algunas pruebas han sugerido que puede tener potencial para cooperar en el tratamiento de trastornos neurológicos (Jia et al., 2016).

Aunque la investigación sobre la taurina se ha centrado principalmente en la función cardiovascular y neurológica, la evidencia emergente sugiere una amplia gama de otros beneficios para la salud, incluida la regulación del azúcar en la sangre, la desintoxicación y la función inmunológica (Wu, 2020).

L-Teanina

El estrés diario prolongado, el nerviosismo y el exceso de compromiso pueden tener un efecto negativo en la salud física, emocional y mental. En nuestro mundo 24×7, es fácil sentirse abrumado por nuestras obligaciones con el trabajo, la familia, las finanzas, las relaciones y con nosotros mismos. Encontrar el equilibrio es clave.

La L-teanina ejerce efectos notables dentro de los 20 minutos posteriores a la ingestión y sin causar somnolencia. Ayuda con el estrés, calma los nervios, mejora el estado de ánimo e incluso favorece el aprendizaje y la concentración. Lo mejor de todo es que se considera segura cuando se toma a largo plazo (Williams et al., 2019).

La L-teanina induce un estado alfa en el cerebro sin somnolencia. Además, promueve la formación de GABA en el cerebro y cruza fácilmente la barrera hematoencefálica. Como tal, desempeña un papel clave en la reducción del estrés y la ansiedad al aumentar la serotonina, la dopamina y el GABA, alineados con el enfoque, la concentración, el aprendizaje y la elevación del estado de ánimo (Williams et al., 2019).
Además, este aminoácido compensa los efectos de la cafeína y apoya el eje HPA al reducir el impulso del sistema nervioso simpático (Williams et al., 2019). Se puede utilizar para reducir la tensión muscular y el dolor muscular.

5-HTP (5-hidroxitriptófano)

La serotonina es un neurotransmisor importante que influye en el estado de ánimo, el apetito, los hábitos de sueño y la tolerancia al dolor (Birdsall, 1998; Maffei, 2020). Aunque la serotonina es producida por el cuerpo, a menudo faltan los componentes básicos que necesita.

Se cree que el 5-HTP ayuda a aumentar los niveles de serotonina. Al hacerlo, promueve un estado de ánimo saludable y es útil como ayuda para dormir en aquellas personas que tienen esta dificultad.
Puede ayudar a aliviar los síntomas de la fibromialgia y se puede usar, de forma preventiva, para ayudar a reducir la gravedad y la duración de las migrañas (Friedman, 2018; Vashadze, 2007).

L-Tirosina
La tirosina es un potente antioxidante y parece actuar como un adaptógeno durante condiciones de estrés físico y mental, como lo demuestra su capacidad para normalizar la presión arterial, aliviar la fatiga, mejorar la función cognitiva, la atención, las habilidades psicomotoras y la memoria (Attipoe et al., 2015; Steenbergen et al., 2015).
La dopamina y la norepinefrina son dos neurotransmisores importantes para mantener el estado de ánimo. Estos neurotransmisores se agotan por el estrés, el trabajo o ejercicio prolongado, la exposición al frío y la falta de sueño.

Además, la L-tirosina es un aminoácido necesario para la síntesis de proteínas, y es un precursor de varios compuestos importantes como la tiroxina, la melanina y los neurotransmisores dopamina y norepinefrina. Al aumentar la dopamina y la norepinefrina a nivel celular, la tirosina puede ayudar a mantener la salud neurológica y mejorar el estado de ánimo, la cognición, la atención y la memoria (Colzato et al., 2013; Hase et al., 2015).

Los estudios en humanos muestran que la suplementación con tirosina mejora varios aspectos de la función cognitiva y los síntomas físicos de fatiga, durante la exposición a factores estresantes físicos como el frío, la gran altitud y la vigilia prolongada (Attipoe et al., 2015).

Se cree que el bienestar se debe al equilibrio de las sustancias químicas del cerebro y a la mejora de la función cognitiva.

Consideraciones clínicas

Se requieren cofactores claves para apoyar el metabolismo de los aminoácidos. Estos son el magnesio y la vitamina B6 (o P5P) (GLEW et al., 2006). Estos nutrientes están involucrados en el complejo proceso de apoyar el metabolismo y la síntesis de proteínas (Braun y Cohen, 2015). Por lo tanto, apoya la capacidad del cuerpo para utilizar los aminoácidos.

Fuentes alimenticias

Fuentes de aminoácidos: Leche, queso, pan integral, nueces de macadamia y cereales integrales

Arginina: algarrobo, chocolate, repollo, requesón, queso, aves, carnes, pescado, granos, nueces y semillas, gelatina, cereales (especialmente trigo sarraceno, avena y mijo), soja, leche, huevos, ger-men de trigo, verduras (especialmente guisantes, espárragos, brócoli, acelgas, maíz, patatas, cebolla, espinacas), arroz integral, semillas, palomitas de maíz, granos, aguacates.

Isoleucina: pollo, pavo, carnes, pescado, legumbres (incluyendo soja), leche, queso, huevos, granos, cereales (especialmente mijo), nueces, semillas, vegetales (incluyendo acelgas, maíz, guisantes, papas, espinacas), aguacate.

Leucina: pollo, pavo, pescado, legumbres, leche, carnes, queso, huevos, granos, cereales (especialmente mijo), nueces, semillas, gelatina, vegetales (incluyendo batatas, patatas, espinacas, maíz, gui-santes, espárragos, brócoli), acelgas, champiñones, tomates), aguacate, germen de trigo.

Lisina: levadura, perejil, soya, carne de res, queso, pollo, pavo, lácteos (incluyendo leche y quesos), huevos, granos, cereales (especialmente avena), gelatina, vegetales (incluyendo patatas, guisantes, espárragos, brócoli, maíz, champiñones, espinaca), aguacate, germen de trigo, chocolate.

Metionina: pescado, pavo, pollo, crustáceos, requesón, carnes de caza (como alce), búfalo, semillas, algas marinas (kelp), espirulina, granos, nueces, semillas, cereales (especialmente mijo, cuscús y avena), gelatina.

Taurina: carne, aves, huevos, productos lácteos, pescado.

Teanina: té verde.

Triptófano: espinacas, algas marinas (kelp), berros, champiñones, soya, crustáceos, pollo, pavo, cerdo, granos, lácteos (incluyendo leche y quesos), cereales, nueces, semillas.

Tirosina: pollo, pavo, cerdo, carne de res, pescado, granos lácteos (incluyendo leche y quesos), cereales (especialmente avena y cuscús), algunas verduras (incluyendo maíz, patatas, espinacas), nueces, semillas.

 

Referencias Bibliográficas:

  • Adams, S. H. (2011). Emerging Perspectives on Essential Amino Acid Metabolism in Obesity and the Insulin-Resistant State. Advances in Nutrition, 2(6), 445–456. https://doi.org/10.3945/an.111.000737
  • Attipoe, S., Zeno, S. A., Lee, C., Crawford, C., Khorsan, R., Walter, A. R., & Deuster, P. A. (2015). Tyrosine for Mitigating Stress and Enhancing Performance in Healthy Adult Humans, a Rapid Evidence Assessment of the Literature. Military Medicine, 180(7), 754–765. https://doi.org/10.7205/milmed-d-14-00594
  • Birdsall, T. C. (1998). 5-Hydroxytryptophan: a clinically-effective serotonin precursor.Alternative medicine review : a journal of clinical therapeutic, 3(4), 271–280.
  • Calder, P. C., & Yaqoob, P. (1999). Glutamine and the immune system. Amino Acids, 17(3),227–241. https://doi.org/10.1007/bf01366922
  • Colzato, L. S., Jongkees, B. J., Sellaro, R., & Hommel, B. (2013). Working Memory Reloaded: Tyrosine Repletes Updating in the N-Back Task. Frontiers in Behavioral Neuroscience, 7, 200. https://doi.org/10.3389/fnbeh.2013.00200
  • Cruzat, V., Rogero, M. M., Keane, K. N., Curi, R., & Newsholme, P. (2018). Glutamine: Metabolism and Immune Function, Supplementation and Clinical Translation. Nutrients, 10(11), 1564. https://doi.org/10.3390/nu10111564
  • De-Souza, D. A., & Greene, L. J. (1998). Pharmacological Nutrition After Burn Injury. The Journal of Nutrition, 128(5), 797–803. https://doi.org/10.1093/jn/128.5.797
  • Elokda, A. S., & Nielsen, D. H. (2007). Effects of exercise training on the glutathione antioxidant system. European Journal of Cardiovascular Prevention & Rehabilitation, 14(5), 630–637. https://doi.org/10.1097/hjr.0b013e32828622d7
  • Flanagan, J. L., Simmons, P. A., Vehige, J., Willcox, M. D., & Garrett, Q. (2010). Role of carnitine in disease. Nutrition & Metabolism, 7(1), 30. https://doi.org/10.1186/1743-7075-7-30
  • Friedman, M. (2018). Analysis, Nutrition, and Health Benefits of Tryptophan. International Journal of Tryptophan Research: IJTR, 11, 1178646918802282. https://doi.org/10.1177/1178646918802282
  • GLEW, R. H., GLEW, R. S., CHUANG, L.-T., HUANG, Y.-S., MILLSON, M., CONSTANS, D., & VANDERJAGT, D. J. (2006). Amino Acid, Mineral and Fatty Acid Content of Pumpkin Seeds (Cucurbita spp) and Cyperus esculentus Nuts in the Republic of Niger. Plant Foods for Human Nutrition, 61(2), 49–54. https://doi.org/10.1007/s11130-006-0010-z
  • Goto, E. (2021). Effects of prenatal oral l-arginine on birth outcomes: a meta-analysis. Scientific Reports, 11(1), 22748. https://doi.org/10.1038/s41598-021-02182-6
  • Hase, A., Jung, S. E., & Rot, M. aan het. (2015). Behavioral and cognitive effects of tyrosine intake in healthy human adults. Pharmacology Biochemistry and Behavior, 133, 1–6. https://doi.org/10.1016/j.pbb.2015.03.008
  • Holeček, M. (2018). Branched-chain amino acids in health and disease: metabolism, alterations in blood plasma, and as supplements. Nutrition & Metabolism, 15(1), 33. https://doi.org/10.1186/s12986-018-0271-1
  • Hsu, C.-N., & Tain, Y.-L. (2019). Impact of Arginine Nutrition and Metabolism during Pregnancy on Offspring Outcomes. Nutrients, 11(7), 1452. https://doi.org/10.3390/nu11071452
  • Jarosz, M., Olbert, M., Wyszogrodzka, G., Młyniec, K., & Librowski, T. (2017). Antioxidant and anti-inflammatory effects of zinc. Zinc-dependent NF-κB signaling. Inflammopharmacology, 25(1), 11–24. https://doi.org/10.1007/s10787-017-0309-4
  • Jia, N., Sun, Q., Su, Q., Dang, S., & Chen, G. (2016). Taurine promotes cognitive function in prenatally stressed juvenile rats via activating the Akt-CREB-PGC1α pathway. Redox Biology, 10, 179–190. https://doi.org/10.1016/j.redox.2016.10.004
  • Kerr, J.S., Adriaanse, B.A., Greig, N.H., Mattson, M.P., Cader, M.Z., Bohr, V.A. and Fang, E.F. (2017). Mitophagy and Alzheimer’s Disease: Cellular and Molecular Mechanisms. Trends in Neurosciences, [online] 40(3), pp.151–166. doi: 10.1016/j.tins.2017.01.002.
  • Lim, J. M., Kim, G., & Levine, R. L. (2019). Methionine in Proteins: It’s Not Just for Protein Initiation Anymore. Neurochemical Research, 44(1), 247–257. https://doi.org/10.1007/s11064-017-2460-0
  • Lima, A. A. M., Anstead, G. M., Zhang, Q., Figueiredo, Í. L., Soares, A. M., Mota, R. M. S., Lima, N. L., Guerrant, R. L., & Oriá, R. B. (2014). Effects of glutamine alone or in combination with zinc and vitamin A on growth, intestinal barrier function, stress and satiety-related hormones in Brazilian shantytown children. Clinics, 69(4), 225–233. https://doi.org/10.6061/clinics/2014(04)02
  • Liu, C., Ji, L., Hu, J., Zhao, Y., Johnston, L. J., Zhang, X., & Ma, X. (2021). Functional Amino Acids and Autophagy: Diverse Signal Transduction and Application. International Journal of Molecular Sciences, 22(21), 11427. https://doi.org/10.3390/ijms222111427
  • Maffei, M. E. (2020). 5-Hydroxytryptophan (5-HTP): Natural Occurrence, Analysis, Biosynthesis, Biotechnology, Physiology and Toxicology. International Journal of Molecular Sciences, 22(1), 181. https://doi.org/10.3390/ijms22010181
  • Mailoo, V. J., & Rampes, S. (2017). Lysine for Herpes Simplex Prophylaxis: A Review of the Evidence. Integrative medicine (Encinitas, Calif.), 16(3), 42–46.
  • Mann, G., Mora, S., Madu, G., & Adegoke, O. A. J. (2021). Branched-chain Amino Acids: Catabolism in Skeletal Muscle and Implications for Muscle and Whole-body Metabolism. Frontiers in Physiology, 12, 702826. https://doi.org/10.3389/fphys.2021.702826
  • McKnight, J. R., Satterfield, M. C., Jobgen, W. S., Smith, S. B., Spencer, T. E., Meininger, C. J., McNeal, C. J., & Wu, G. (2010). Beneficial effects of l-arginine on reducing obesity: potential mechanisms and important implications for human health. Amino Acids, 39(2), 349–357. https://doi.org/10.1007/s00726-010-0598-z
  • Minich, D. M., & Brown, B. I. (2019). A Review of Dietary (Phyto)Nutrients for Glutathione Support. Nutrients, 11(9), 2073. https://doi.org/10.3390/nu11092073
  • Mittendorfer, B., Gore, D. C., Herndon, D. N., & Wolfe, R. R. (1999). Accelerated Glutamine Synthesis in Critically III Patients Cannot Maintain Normal Intramuscular Free Glutamine Concentration. Journal of Parenteral and Enteral Nutrition, 23(5), 243–252. https://doi.org/10.1177/0148607199023005243
  • Mok, E., & Hankard, R. (2011). Glutamine Supplementation in Sick Children: Is It Beneficial? Journal of Nutrition and Metabolism, 2011, 617597. https://doi.org/10.1155/2011/617597 
  • Nasca, C., Bigio, B., Lee, F. S., Young, S. P., Kautz, M. M., Albright, A., Beasley, J., Millington, D. S., Mathé, A. A., Kocsis, J. H., Murrough, J. W., McEwen, B. S., & Rasgon, N. (2018). Acetyll-carnitine deficiency in patients with major depressive disorder. Proceedings of the National Academy of Sciences, 115(34), 201801609. https://doi.org/10.1073/pnas.1801609115
  • Patel, S. P., Sullivan, P. G., Lyttle, T. S., & Rabchevsky, A. G. (2010). Acetyl-l-carnitine ameliorates mitochondrial dysfunction following contusion spinal cord injury. Journal of Neurochemistry, 114(1), 291–301. https://doi.org/10.1111/j.1471-4159.2010.06764.x
  • Pedre, B., Barayeu, U., Ezeriņa, D., & Dick, T. P. (2021). The mechanism of action of N-acetylcysteine (NAC): The emerging role of H2S and sulfane sulfur species. Pharmacology &Therapeutics, 228, 107916. https://doi.org/10.1016/j.pharmthera.2021.107916
  • Pennisi, M., Lanza, G., Cantone, M., D’Amico, E., Fisicaro, F., Puglisi, V., Vinciguerra, L., Bella, R., Vicari, E., & Malaguarnera, G. (2020). Acetyl-L-Carnitine in Dementia and Other Cognitive Disorders: A Critical Update. Nutrients, 12(5), 1389. https://doi.org/10.3390/nu12051389
  • Perna, S., Alalwan, T. A., Alaali, Z., Alnashaba, T., Gasparri, C., Infantino, V., Hammad, L., Riva, A., Petrangolini, G., Allegrini, P., & Rondanelli, M. (2019). The Role of Glutamine in the Complex Interaction between Gut Microbiota and Health: A Narrative Review. International Journal of Molecular Sciences, 20(20), 5232. https://doi.org/10.3390/ijms20205232
  • Qaradakhi, T., Gadanec, L. K., McSweeney, K. R., Abraham, J. R., Apostolopoulos, V., & Zulli, A. (2020). The Anti-Inflammatory Effect of Taurine on Cardiovascular Disease. Nutrients, 12(9), 2847. https://doi.org/10.3390/nu12092847
  • Rose, A. J. (2019). Amino Acid Nutrition and Metabolism in Health and Disease. Nutrients, 11(11), 2623. https://doi.org/10.3390/nu11112623
  • Santus, P., Corsico, A., Solidoro, P., Braido, F., Marco, F. D., & Scichilone, N. (2014). Oxidative Stress and Respiratory System: Pharmacological and Clinical Reappraisal of N-Acetylcysteine. COPD: Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease, 11(6), 705–717. https://doi.org/10.3109/15412555.2014.898040
  • Savic, D., Hodson, L., Neubauer, S., & Pavlides, M. (2020). The Importance of the Fatty Acid Transporter L-Carnitine in Non-Alcoholic Fatty Liver Disease (NAFLD). Nutrients, 12(8), 2178. https://doi.org/10.3390/nu12082178
  • Schwalfenberg, G. K. (2021). N-Acetylcysteine: A Review of Clinical Usefulness (an Old Drug with New Tricks). Journal of Nutrition and Metabolism, 2021, 9949453. https://doi.org/10.1155/2021/9949453
  • Shahripour, R. B., Harrigan, M. R., & Alexandrov, A. V. (2014). N-acetylcysteine (NAC) inneurological disorders: mechanisms of action and therapeutic opportunities. Brain and Behavior, 4(2), 108–122. https://doi.org/10.1002/brb3.208
  • Sharma, S., & Black, S. M. (2009). Carnitine homeostasis, mitochondrial function and cardiovascular disease. Drug Discovery Today: Disease Mechanisms, 6(1–4), e31–e39. https://doi.org/10.1016/j.ddmec.2009.02.001
  • Steenbergen, L., Sellaro, R., Hommel, B., & Colzato, L. S. (2015). Tyrosine promotes cognitive flexibility: Evidence from proactive vs. reactive control during task switching performance. Neuropsychologia, 69, 50–55. https://doi.org/10.1016/j.neuropsychologia.2015.01.022
  • Tardiolo, G., Bramanti, P., & Mazzon, E. (2018). Overview on the Effects of N-Acetylcysteine in Neurodegenerative Diseases. Molecules, 23(12), 3305. https://doi.org/10.3390/molecules23123305
  • Traina, G. (2016). The neurobiology of acetyl-L-carnitine. Frontiers in Bioscience, 21(7), 1314–1329. https://doi.org/10.2741/4459
  • Uraz, S., Tahan, G., Aytekin, H., & Tahan, V. (2012). N-acetylcysteine expresses powerful anti-inflammatory and antioxidant activities resulting in complete improvement of acetic acid-induced colitis in rats. Scandinavian Journal of Clinical and Laboratory Investigation, 73(1), 61–66. https://doi.org/10.3109/00365513.2012.734859
  • Vashadze, S. V. (2007). [Insomnia, serotonin and depression]. Georgian medical news, 150, 22–24.
  • Wijnands, K. A. P., Castermans, T. M. R., Hommen, M. P. J., Meesters, D. M., & Poeze, M. (2015). Arginine and Citrulline and the Immune Response in Sepsis. Nutrients, 7(3), 1426–1463. https://doi.org/10.3390/nu7031426
  • Williams, J., Sergi, D., McKune, A. J., Georgousopoulou, E. N., Mellor, D. D., & Naumovski, N. (2019). The beneficial health effects of green tea amino acid l-theanine in animal models: Promises and prospects for human trials. Phytotherapy Research, 33(3), 571–583.
  • https://doi.org/10.1002/ptr.6277
  • Wu, G. (2020). Important roles of dietary taurine, creatine, carnosine, anserine and 4-hydroxyproline in human nutrition and health. Amino Acids, 52(3), 329–360. https://doi.org/10.1007/s00726-020-02823-6
  • WU, G., & MORRIS, S. M. (1998). Arginine metabolism: nitric oxide and beyond. Biochemical Journal, 336(1), 1–17. https://doi.org/10.1042/bj3360001

Autor: Lamberts Española.

Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.