Parálisis de Bell o parálisis facial periférica aguda de causa desconocida

La parálisis de Bell, una condición médica temporal, causa debilidad o parálisis de los músculos faciales de un solo lado de la cara generalmente.
Favorablemente, no es muy común ni pone en peligro la vida, pero para aquellos que se ven afectados, puede ser bastante aterradora, especialmente cuando la desarrollan por primera vez.
Esto se debe a que la forma en que afecta los músculos faciales puede hacerle pensar, inicialmente, que estás teniendo un derrame cerebral.

Nombrada en honor al cirujano escocés Charles Bell, quien describió por primera vez la afección en 1821, la parálisis de Bell es el resultado de un problema con el nervio facial (el nervio que controla los músculos de la cara). También conocida como parálisis facial idiopática, es la causa más común de parálisis del nervio facial, que es el nombre que se le da a la pérdida de movimiento de los músculos faciales.

Otras causas de parálisis del nervio facial incluyen: derrame cerebral, enfermedad de Lyme, síndrome de Ramsay-Hunt, sarcoidosis, tumor del nervio auditivo (neuroma acústico) o glándula salival, cirugía para extirpar un tumor del nervio auditivo o de la glándula salival y traumatismo craneal o facial (causado por una lesión, por ejemplo).

¿Cómo se adquiere la parálisis de Bell?

Cualquiera puede desarrollar la parálisis de Bell, y algunas de las cosas que ocasionan un mayor riesgo de desarrollarla incluyen:

  • La edad (las personas de entre 15 y 60 años tienen más probabilidades de desarrollarla)
  • Tener una afección médica existente: diabetes, sistema inmunitario debilitado, obesidad, presión arterial alta, esclerosis múltiple o afección de las vías respiratorias superiores.
  • Embarazo (se cree que las mujeres embarazadas tienen tres veces más probabilidades).

¿La parálisis de Bell es hereditaria?

Existe alguna evidencia que sugiere que puede haber una predisposición hereditaria a desarrollarla, ya que una revisión de 230 pacientes consecutivos con parálisis de Bell reveló una incidencia del 6% de antecedentes familiares positivos de parálisis facial. Está comúnmente documentado que aquellos que tienen antecedentes familiares de la afección tienen más probabilidades de desarrollar la afección más de una vez.

Síntomas de la parálisis de Bell

Regularmente los síntomas aparecen en unas pocas horas o un par de días, y generalmente alcanzan su punto máximo alrededor de las 72 horas. Algunos expertos plantean que ciertas personas experimentan dolor de oído o se sienten cansadas y agotadas antes de que comience el síntoma más común: debilidad/parálisis facial (alrededor del 70% (iv)). La mayoría de las personas con parálisis de Bell experimentan debilidad/parálisis facial en un lado de la cara, pero aproximadamente el 1% de los casos ven afectados ambos lados (ii).

Las formas y gravedad en que afecta la debilidad/parálisis facial dependen de la gravedad del daño del nervio facial:

  • Caída de un lado de la cara (por lo general, caída de la ceja y/o el párpado inferior, caída de una comisura de la boca y pérdida del pliegue naso labial (pliegue que se extiende desde el lado de la nariz hasta la comisura de la boca).
  • Problemas para cerrar el ojo en el lado afectado de la cara (esto puede causar dolor e incomodidad en el ojo, ojo seco y producción excesiva de lágrimas).
  • Músculos de la frente y las mejillas paralizados.
  • Problemas del habla: algunas palabras pueden tener esta dificultad, ya que se necesitan músculos en ambos lados de la cara para pronunciar ciertos sonidos o letras (B y P, por ejemplo).
  • Goteo nasal en el lado afectado (causado por la pérdida del control de los músculos alrededor de la nariz).

También pueden incluir:

  • Dolor o molestia leve cerca de la oreja del lado afectado de la cara, que durara unos días.
  • Pérdida del gusto en un lado de la lengua.
  • Dificultades para masticar o boca seca.
  • Goteo del lado afectado de la boca.
  • Entumecimiento u hormigueo en la mejilla y/o la boca.
  • Dificultades auditivas, incluidos los sonidos normales que parecen más fuertes de lo normal, sintiéndose inusualmente incómodos (hiperacusia).

Parálisis de Bell / Accidente cerebrovascular

La debilidad/parálisis facial causada por la parálisis de Bell a menudo se puede confundir con la caída facial que acompaña a un accidente cerebrovascular. Afortunadamente, hay maneras de distinguirlos:

  • La caída facial con parálisis de Bell afecta toda la mitad de la cara, pero con un accidente cerebrovascular, la mayor parte de la cara se ve afectada, pero no la frente.
  • Con un derrame cerebral, se ven afectadas otras partes del cuerpo, como las manos, los brazos y las piernas, pero la parálisis de Bell solo afecta la cara.
  • Los síntomas de un accidente cerebrovascular generalmente ocurren repentinamente, mientras que los síntomas de la parálisis de Bell tienden a desarrollarse en unas pocas horas o días (aunque si se despierta con los síntomas de la parálisis de Bell, puede parecer que comenzaron repentinamente).

¿Cuánto dura la parálisis de Bell?

Afortunadamente es una afección temporal, aunque se estima que de 5 a 10 personas de cada 100 que la padecen quedan con una leve debilidad permanente (v). Por otra parte, los expertos están divididos sobre cuánto dura en aquellos que se recuperan por completo, ya que el National Health Service en UK (NHS) afirma que la mayoría de las personas mejoran en nueve meses (vi), y el Instituto Nacional de Excelencia Clínica en UK afirma que la recuperación completa de la parálisis de Bell generalmente ocurre dentro de los tres o cuatro meses (vii).

La recuperación completa también suele ocurrir sin tratamiento, aunque recibir tratamiento lo antes posible (dentro de las 72 horas posteriores al inicio de los síntomas) hace que la recuperación completa sea aún más probable. De hecho, debería notar que sus síntomas comienzan a mejorar en unas pocas semanas, incluso sin tratamiento. Sin embargo, un pequeño número de personas puede experimentar otro episodio de parálisis de Bell a los pocos años del episodio inicial, especialmente si la afección se presenta en familia cercana (iii). Cuando ocurre una recurrencia, la parálisis de Bell puede afectar cualquier lado de la cara (es decir, no necesariamente el mismo lado que antes).

¿Hay alguna complicación asociada con la parálisis de Bell?

La mayoría de las personas que desarrollan parálisis de Bell no presentan complicaciones si se recuperan por completo. Sin embargo, algunas personas que tuvieron un caso grave pueden experimentar:

  • Daño permanente al nervio facial, de la visión u ojo seco.
  • Sincinesias: una condición en la que una parte de su cara se mueve involuntariamente cuando mueve otra (el ojo del lado de la cara que se vio afectado puede cerrarse cuando sonríe, por ejemplo).
  • Problemas de salud mental como estrés, ansiedad, depresión o baja autoestima.

Sin embargo, la buena noticia es que la parálisis de Bell no afecta ninguna otra parte de su cuerpo, incluyendo el cerebro.

¿Qué causa la parálisis de Bell?

Se cree que la debilidad/parálisis facial asociada con la parálisis de Bell es causada por la inflamación que comprime el nervio facial. El nervio facial se encuentra a cada lado de la cara, y cada rama del nervio pasa a través de un estrecho corredor de hueso llamado hueso temporal, y es aquí donde el nervio se inflama y comprime, causando los síntomas de la parálisis de Bell.

No obstante, no está claro exactamente por qué el nervio se inflama y comprime. Los expertos creen que la causa más probable en la mayoría de los casos es una infección viral; siendo los culpables más probables el virus del herpes simple, y el virus de la varicela-zoster, aunque los virus que causan el VIH, la fiebre glandular, la gripe, las paperas y la rubéola o el sarampión alemán, también pueden ser desencadenantes.

La idea es que estos virus pueden permanecer latentes en el cuerpo y, de alguna manera, reactivarse. El nervio facial reacciona al virus inflamándose a medida que pasa por el hueso temporal, lo que reduce el flujo de oxígeno y sangre a las células nerviosas, dañándolas y desencadenando los síntomas de la parálisis de Bell.

Otras teorías sugieren que las causas no virales de la inflamación nerviosa de la parálisis de Bell incluyen la autoinmunidad y un sistema inmunitario agotado, o simplemente sentirse cansado y extenuado (después de un episodio reciente de enfermedad, por ejemplo). Los problemas para dormir, el trauma físico y el estrés también se han mencionado como posibles desencadenantes de la parálisis de Bell. Por otro lado pudiera existir una tendencia heredada a desarrollar parálisis de Bell (viii).

¿Debería ver a su médico de cabecera?

Si bien los síntomas de la parálisis de Bell mejoran por sí solos, sigue siendo una buena idea consultar al médico rápidamente si experimenta alguno de ellos, ya que el medicamento utilizado para tratar la parálisis de Bell es más efectivo si comienza a tomarlo dentro de las 72 horas posteriores a la aparición de los primeros síntomas. 

Es posible que el médico también quiera realizar algunas pruebas para descartar otras afecciones más graves  (como un accidente cerebrovascular), si el diagnóstico no es claro. Las pruebas pueden incluir análisis de sangre para detectar afecciones como la enfermedad de Lyme y la sarcoidosis, o exploraciones para descartar otras causas de daño nervioso y accidente cerebrovascular.

La mayoría de los casos de parálisis de Bell no necesitan ningún tratamiento, ya que existe una buena posibilidad de recuperación total sin él. Pero recibir el tratamiento adecuado puede mejorar las posibilidades de recuperarse por completo, por lo que generalmente es recomendable. También puede necesitar ayuda para proteger su ojo si uno de sus síntomas es que su ojo no cierra correctamente.

Los principales tratamientos para la parálisis de Bell incluyen medicamentos con esteroides, medicamentos antivirales y tratamientos relacionados con los ojos. También terapia física, rehabilitación del nervio facial, masajear la cara para mantener los músculos saludables, inyecciones de Botox (para ayudar con la apariencia estética en aquellas personas afectadas con espasmos musculares faciales y cirugías) y terapias psicológicas (iii).

Vivir con parálisis de Bell

  • Es importante que descanse lo suficiente.
  • Usar un paño tibio o una bolsa calentada, incluso una botella de agua caliente, puede ayudar a aliviar el dolor si lo coloca en el área afectada (asegúrese de que lo que use esté tibio, no caliente).
  • Beber a través de una pajita, ya que si su boca está lastimada puede que le resulte difícil beber de un vaso.
  • Intente comer alimentos blandos si tiene dificultades para masticar.
  • Descansar y relajarse tanto como pueda, ya sea meditar, hacer ejercicios de respiración profunda o simplemente darse un largo baño tibio.
  • Hable al respecto, trate de no aislarse mientras se está recuperando.
  • Evite entornos que puedan causar irritación ocular (ambientes polvorientos, por ejemplo).
  • Concentrarse en el futuro, recuerde que es poco probable que sus síntomas duren para siempre.

Dieta y parálisis de Bell

Una dieta nutritiva y balanceada siempre es una buena idea, y si tiene parálisis de Bell, puede haber un argumento para centrarse en los alimentos que reducen la inflamación y evitar aquellos que la pueden empeorar.

Nutrientes que pueden ser beneficiosos

L-carnitina: un aminoácido que las personas que practican deportes y ejercicio suelen utilizar en forma de suplemento, se encuentra en alimentos como la carne de res, el pescado, el pollo, la leche y el queso. Un estudio anterior sugiere que la carnitina puede ser útil para los síntomas de la parálisis de Bell si se toma junto con tabletas de esteroides, ya que puede ayudar a que el nervio se recupere más rápidamente (ix).

Vitamina B12: la B12 también puede ayudar a que el nervio facial se recupere más rápidamente. Otro estudio anterior encontró que tomar B12 junto con esteroides, o sola, ayudó a reducir significativamente el tiempo de recuperación en comparación (x). La vitamina B12 se encuentra en alimentos como la carne, el pescado, el queso, los huevos y la leche, así como en algunos cereales fortificados para el desayuno.

Ginkgo biloba: varios estudios sugieren que este remedio a base de hierbas puede ayudar a proteger los nervios, aunque desafortunadamente, estos tienden a ser ensayos en animales y en laboratorio, que son menos sólidos que los ensayos en humanos. Puede haber un caso para probar el ginkgo debido a sus propiedades antiinflamatorias, aunque nuevamente, los estudios que tenemos son en su mayoría estudios in vitro o en animales.

Magnesio: este importante mineral es necesario para una variedad de funciones dentro del cuerpo, incluido el funcionamiento muscular saludable. Algunas investigaciones también sugieren que puede ayudar a regenerar los nervios dañados, por lo que puede haber algún beneficio al tomar un suplemento de magnesio (xi). También puede intentar agregar más alimentos ricos en magnesio a su dieta, como espinacas, nueces, pan integral, frijoles, legumbres, chocolate negro, aguacates, leche y yogur.

Vitamina C: los resultados de los ensayos son mixtos, pero los expertos que presentan un estudio de caso en la revista de acceso abierto Cureus sugieren que los niveles de vitamina C en personas con parálisis de Bell pueden ser muy bajos, y que es recomendable controlar los niveles de la vitamina en todos los casos de la afección (xii). También sugieren que se debe alentar, a las personas en riesgo de desarrollar parálisis de Bell, a que aumenten su consumo de alimentos ricos en vitamina C, como bayas, pimientos, cítricos, kiwi, tomates, brócoli y coliflor.

Cúrcuma: la curcumina brinda varios beneficios para la salud, incluida la ayuda para reducir la inflamación. Una revisión publicada afirma que, a nivel molecular, la curcumina suprime varias vías de señalización celular involucradas en la inflamación, lo que sugiere que tiene propiedades antiinflamatorias (xiii). Numerosos otros estudios también han demostrado que la curcumina ayuda a reducir la inflamación en varias afecciones médicas diferentes (aunque no se han realizado estudios sobre el papel específico de la curcumina en la parálisis de Bell) (xiv).

Referencias Bibliográficas:

  1. Available online: https://www.facialpalsy.org.uk/causesanddiagnoses/bells-palsy/
  2. Available online: https://patient.info/brain-nerves/bells-palsy
  3. Available online: https://cpdonline.co.uk/knowledge-base/care/bells-palsy/
  4. Available online: https://www.nbt.nhs.uk/our-services/a-z-services/emergency-zone/ed-miu-patient-information/bells-palsy
  5. Available online: https://www.nhs.uk/conditions/bells-palsy/
  6. Available online: https://cks.nice.org.uk/topics/bells-palsy/background-information/prognosis/
  7. Available online: https://rarediseases.org/rare-diseases/bells-palsy/
  8. Mezzina C., et al. Idiopathic facial paralysis: new therapeutic prospects with acetyl-L-carnitine. Int J Clin Pharmacol Res. 1992;12(5-6):299-304. Available online: https://www.semanticscholar.org/paper/Idiopathic-facial-paralysis:-new-therapeutic-with-Mezzina-Grandis/9745c8287c8888dc56646fbd51f6b3143525e501
  9. Jalaludin MA. Methylcobalamin treatment of Bell’s palsy. Methods Find Exp Clin Pharmacol. 1995 Oct;17(8):539-44. Available online: https://europepmc.org/article/MED/8749227
  10. Zhang J et al. Magnesium Promotes the Regeneration of the Peripheral Nerve. Front Cell Dev Biol. 2021 Aug 11;9:717854. Available online: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fcell.2021.717854/full
  11. Swarnakar R, Yadav SL, Vitamin C Deficiency as a Risk Factor for Bell’s Palsy: A New Association. Cureus. 2022 Jan 12;14(1):e21143. Available online: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8831488/
  12. Numakkara AB et al., Curcumin, the golden nutraceutical: multitargeting for multiple chronic diseases. Br J of Pharm. 2017;174:1325-1348. Available online: http://accurateclinic.com/wp-content/uploads/2020/10/Curcumin-the-golden-nutraceutical-multitargeting-for-multiple-chronic-diseases-2017.pdf
  13. Pivari F et al., Curcumin and Type 2 Diabetes Mellitus: Prevention and Treatment. Nutrients. 2019 Aug 8;11(8):1837. Available online: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6723242/
  14. Panahi Y et al., Molecular mechanisms of curcumins suppressing effects on tumorigenesis, angiogenesis and metastasis, focusing on NF-κB pathway. Cytokine Growth Factor Rev. 2016 Apr;28:21-9. Available online: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1359610115300125?via%3Dihub
  15. Panahi Y, Hosseini MS, Akbari A, et al. Mitigation of Systemic Oxidative Stress by Curcuminoids in Osteoarthritis: Results of a Randomized Controlled Trial. J Diet Suppl. 2016;13(2):209-20. Available online: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/19390211.2015.1008611
  16. Panahi Y., Hosseini MS., Khalili N., et al. Antioxidant and anti-inflammatory effects of curcuminoid-piperine combination in subjects with metabolic syndrome: A randomized controlled trial and an updated meta-analysis. Clin Nutr. 2015 Dec;34(6):1101-8. Available online: https://www.clinicalnutritionjournal.com/article/S0261-5614(15)00002-3/fulltext

Autor: Lamberts Española.

Exención de responsabilidad: La información anteriormente descrita es sólo para fines informativos, por tanto no intenta influir, diagnosticar ni reemplazar el consejo, tratamiento médico o del profesional de la salud. Se basa en estudios científicos (humana, animal o in vitro), la experiencia clínica, o el uso tradicional, como se cita en cada artículo. Los resultados reportados no necesariamente pueden ocurrir en todos los individuos. No se recomienda el auto-tratamiento para condiciones que amenazan la vida que requieren tratamiento médico bajo el cuidado de un médico. Para muchas de las enfermedades que se describen el tratamiento con prescripción o medicamentos de venta libre también está disponible. Consulte a su médico y/o farmacéutico para cualquier problema de salud antes de utilizar algún suplemento/complemento alimenticio o de hacer algún cambio en los medicamentos prescritos.